Lunes, Agosto 09, 2021
Mundo

OEA demuestra que estudio de Universidad de Salamanca es deficiente, insta al gobierno a horan el convenio porque auditoría es vinculante

TIERRA NOTICIAS. La Organización de Estados Americanos (OEA), mediante la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia descalifica como "deficiente" el estudio técnico contratado por el fiscal general, Juan Lanchipa, a un docente y dos de sus estudiantes de la Universidad de Salamanca, porque es "un equipo sin experiencia en materia electoral".

En las consideraciones jurídicas, la OEA afirma que su informe auditoria es "vinculante" tal "Como lo señala el numeral 6 del Acuerdo entre la Secretaría General de la OEA y el Estado Plurinacional de Bolivia Relativo al Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales del 20 de octubre de 2019, el resultado del informe es vinculante para las dos partes". 

En ese marco, la OEA también convoca al Estado boliviano a "honrar el acuerdo firmado" el 31 de octubre del 2019 y lamenta que el gobierno del MAS, la Fiscalía y la Justicia violen constantemente el acuerdo firmado en el gobierno de Evo Morales Ayma.

"Corresponde lamentar, por tanto, los permanentes intentos de buscar informes alternativos que, además, dejan en evidencia de manera cada vez más contundente la seriedad, profesionalidad y certeza de los informes presentados por la OEA. Por estas razones técnicas y de derecho se insta al Estado boliviano a honrar el acuerdo firmado. Las permanentes violaciones al acuerdo dejan en claro la falta de apego a los compromisos adquiridos en el marco del Sistema Interamericano", enfatiza la OEA.

En lo que respecta al análisis realizado por el equipo técnico de la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA al estudio pericial de la Universidad de Salamanca de España, el organismo multilateral de América destruye uno por uno los argumentos de dicho informe.

"A pesar de las profundas deficiencias de este informe pericial, la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia resalta que su principal acierto es que confirma los graves hallazgos en materia informática contenidos en el Análisis de Integridad Electoral llevado a cabo por la SG/OEA a petición del Gobierno de Bolivia en 2019", asegura la OEA.

“El estudio pericial, pagado por la fiscalía, se refiere única y exclusivamente a temas informáticos con base en información desconocida y proporcionada por el ente estatal, y no abarca otros asuntos de suma importancia para comprender de manera integral los hechos de 2019. Asimismo, este ejercicio se llevó a cabo mucho tiempo después de la elección, fue realizado a distancia, por un equipo sin experiencia en materia electoral y contratado por la propia fiscalía”, afirma la OEA.

La evaluación realizada por la OEA al estudio encargado por la Fiscalía al equipo de la Universida española, desarma completamente las graves falencia que tiene ese informe "pericial", estableciendose "significativas omisiones del informe de Corchado, Plaza y López".

"Si bien describe herramientas empleadas y actividades de análisis, no menciona el concepto de superficie de ataque, y omite documentar la exposición a Internet a través de un dominio privado (neotec.cc). Asimismo, los académicos contratados por la fiscalía no mencionan la falta de trazabilidad de las imágenes de actas del TREP, que debió ser sustentada con los metadatos de las mismas. Tampoco hacen referencia a que el informe de la empresa auditora Ethical Hacking confirmó que los administradores operaron en un lugar remoto y sin supervisión de ellos ni de la DNTIC", señala.

Las graves deficiencias del trabajo de la Universidad de Salamanca, están limitadas a un análisis comparativo de base de datos. Ese trabajo no tomó en cuenta las manipulaciones de las actas electorales, las manipulaciones efectuadas desde las terminales que no estaban inscritos tal cual establece el protocolo electoral. 

En esa línea, el equipo técnico de la OEA identificó la existencia de un patrón de manipulaciones, falsificaciones y adulteraciones en el llenado de actas electorales, a través de mecanismos muy similares en seis departamentos diferentes y a favor de un único candidato, en este caso Evo Morales Ayma.

“Es decir, una misma conducta reiterada en distintos departamentos que buscó favorecer a una misma persona. De las 4692 actas en formato digital peritadas (corresponden al 13,5% de las mesas de votación) se encontraron 226 casos en las que dos o más actas de un mismo centro de votación fueron llenadas por una misma persona. Esta es otra de las razones por la que la revisión de las bases de datos de los sistemas que se realizó a pedido de la fiscalía carece de valor”, se afirma en el comunicado de la OEA.

La Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA revela que en noviembre del 2019 realizó el mismo análisis efectuado por el equipo de la Universidad de Salamanca, es decir, la revisar solamente la base de datos, pero ese mecanismo fue descartado porque no tomaba en cuenta las actas electorales manipuladas.

“Cabe recordar que la OEA hizo un ejercicio similar en el marco del Análisis de Integridad Electoral de las Elecciones Generales del 20 de octubre de 2019, pero descartó su utilidad para validar los resultados una vez que constató que existían actas con irregularidades o manipuladas y que no podía comprobarse que los documentos que alimentaron el sistema fueran genuinos”, puntualiza el comunicado.

Otras de las deficiencias del estudio técnico de la Universidad Española, a encargo del fiscal Lanchipa, es ignora que la cadena de custodia de las actas fue extremadamente frágil, que los traslados se hicieron de manera heterogénea y sin las medidas de seguridad correspondientes.

“Se observó, asimismo, que no se respetaron los protocolos previamente establecidos. Lo anterior quedó en evidencia al quemarse actas (en un número incierto) y más de 13.100 listas de electores habilitados (o listas índices). A pesar de la importancia de las listas índice (que son clasificadas como material sensible), en cuatro departamentos se reportó la pérdida total de este documento. Es decir, 13.176 actas no pueden ser constatadas con la lista de electores porque este documento fue incendiado. Al no proceder el recuento de votos, resulta imposible tener certeza del número de sufragios emitidos en estas más de 13 mil mesas”, sustenta la OEA.

La evaluación realizada por el equipo técnico de la OEA al estudio de la Universidad de Salamanca destruye las conclusiones de su informe, en los que el fiscal Lanchipa, se basó para cerrar el caso fraude electoral. El estudio encargado por el fiscal Lanchipa no toman en cuenta las técnicas de manipulación y eliminación de las pruebas.

"El informe encargado por la fiscalía, por otra parte, no hace alusión a las técnicas anti-forenses, que pudieron aplicarse libremente en la infraestructura del TSE y que facilitan la manipulación, sobreescritura, o eliminación de la potencial evidencia, con el objetivo específico de evitar la detección por parte del perito forense. Esto no puede soslayarse, puesto que dificulta dar certeza de los hechos en su dictamen e impide garantizar la integridad y la autenticidad de los datos".

"El documento tampoco aborda de manera específica los verdaderos riesgos de modificaciones de un software que no tenía preservación formal antes del proceso (carecía de hash) y fue modificado en pleno proceso electoral (para TREP y cómputo). El análisis de impacto, y en consecuencia su valoración, resultan deficientes en este aspecto", asegura la OEA.

"Asimismo, el estudio no tiene en cuenta las buenas prácticas al momento de analizar los distintos incidentes, en especial la detención del TREP. Prueba de ello es que, ni se menciona el concepto de - causa raíz. No analiza debidamente el ciclo de vida de la información electoral, los tiempos de proceso ni los intervalos que facilitan las técnicas de manipulación (incrementados por la detención del TREP), lo que lo induce al error de señalar que son necesarias acciones simultáneas en ambos sistemas informáticos para lograr una manipulación de los resultados", argumenta el organismo continental.

Otra revelación importante de la OEA sobre las graves fallas que tiene el estudio de la Universidad de Salamanca es que su estudio pericial no fue realizado sobre "los registros del proceso electoral". De la información que ellos mismos proveen se desprende que no analizaron los registros del proceso electoral sino de información posterior".

"Otra deficiencia sustantiva del informe consiste en haber basado sus conclusiones en información que excluía los registros de accesos a la base de datos del cómputo durante el proceso electoral. El informe reconoce en el apartado 3.2.3, sobre la integridad de la base de datos del cómputo que, "Las fechas de esta evidencia comprenden entre el día 27 de octubre de 2019 y el día 3 de noviembre de 2019 y, por tanto, faltan los registros del proceso electoral". De la información que ellos mismos proveen se desprende que no analizaron los registros del proceso electoral sino de información posterior. Con eso pretenden concluir que no existieron accesos durante el proceso (existencia que reconocen en el Anexo II) y justificar la integridad de la base de datos del cómputo".

“En síntesis, el informe del análisis pericial reconoce que el trabajo realizado fue acotado, que fueron posibles las alteraciones manuales de los sistemas y bases de datos, que personas no identificadas podían efectuar cambios y no dejar rastros, que no existió supervisión, y que no se puede garantizar la integridad y autenticidad de la evidencia. A pesar de ello y con base únicamente en una simple comparación de las bases de datos, en el informe se afirma que no existió manipulación. Esta conclusión carece de sustento técnico científico y compromete el grado de profesionalismo de su dictamen pericial”, señala la OEA.

Finalmente, en su comunicado, la OEA advierte que el Movimiento al Socialismo (MAS) y Evo Morales no cesará en su intento de reescribir la historia para desprestigiar o desmentir los hallazgos de su auditoría realizado entre el 31 de octubre y el 10 de noviembre del 2019, es decir 10 días después de la jornada electoral del 20 de octubre de mismo año.

Hoy la OEA también resalta que fue gracias a su auditoría que Bolivia pudo realizar una elecciones limpias y transparentes el 2020, contienda electoral en la que fueron elegidas las actuales autoridades del gobierno de Luis Arce Catacora.

“Los intentos por reescribir la historia reciente de Bolivia no cesarán, pero la verdad es una y se encuentra detallada, de manera objetiva, en el informe de observación y en el de Análisis de Integridad Electoral realizado por la OEA. La Secretaría General de la OEA - Secretaría para el Fortalecimiento para la Democracia- siempre se ha conducido con transparencia y velando por la integridad de los procesos electorales que observa y analiza. Cuando se ha encontrado manipulación, así lo ha dicho, y cuando no, ha defendido los resultados”, concluye.

GPA/rc

Copyright© 2021 Tierra Plus

Mundo

Tras

Tierra Plus: Noticias de Bolivia