Domingo, Marzo 28, 2021
Política

Gobierno de Arce califica de injerencia el pronunciamiento de EEUU sobre la politización del sistema legal en contra de Áñez

TIERRA NOTICIAS. El gobierno de Luis Arce calificó como injerencia la preocupación del secretario de Estado, Antony Blinken, de Estados Unidos sobre la politización del sistema legal” en Bolivia para perseguir a las ex autoridades del gobierno de la ex presidenta Jeanine Áñez, detenida en la cárcel de Miraflores.

“Este tipo de pronunciamientos son una desafortunada muestra de injerencia en asuntos internos”, señala el comunicado de la Cancillería boliviana. “No contribuyen a desarrollar una relación de mutuo respeto entre nuestros Estados, no responde a información objetiva y atentan precisamente contra la institucionalidad que pretenden defender”, acota.

Antony Blinken manifestó la preocupación de su país sobre “un comportamiento antidemocrático y politización del sistema legal” en Bolivia. Cuestionó las detenciones de ex autoridades del gobierno transitorio, para las cuales incluso sugirió su liberación y un proceso transparente.

“Sumamos nuestra voz a las numerosas declaraciones de la Unión Europa, la Conferencia de Obispos Católicos de Bolivia, las organizaciones bolivianas e internacionales de derechos humanos y otros que han planteado públicamente serias dudas sobre la legalidad de estos arrestos”, manifestó el alto funcionario en el documento difundido este sábado, agregando que considera que la justicia boliviana está vertiendo “acusaciones sin fundamento” contra Áñez.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores señala que este tipo de declaraciones transgrede el principio de no injerencia previsto en el Artículo I, numeral 2, del Convenio Marco de Relaciones Bilaterales de Mutuo Respeto y Colaboración suscrito entre los Estados Unidos de América y el Estado Plurinacional de Bolivia, el 7 de noviembre de 2011, que dispone de forma expresa que ambos Estados tienen “El deber de abstenerse de intervenir en asuntos internos de otro Estado”.

Con este tipo de argumentos el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), intenta que ningún gobierno extranjero cuestione las acciones legales que ha ha emprendido desde hace 14 años en contra de los opositores. Sin embargo en la misma línea de Estados Unidos ya se habían pronunciado en Bolivia la Iglesia Católica y otros organismos multilaterales.

En esa línea, Blinken aseveró que hay dudas sobre la "legalidad" de las citadas detenciones por estar "basadas en acusaciones no demostradas, por las aparentes violaciones de debido proceso en su ejecución y por la naturaleza profundamente politizada del trabajo fiscalizador del Gobierno boliviano".