Martes, Mayo 04, 2021
Política

Gobierno justifica designación de ex ministro de Evo Morales como embajador ante la OEA, dice que confrontará a Almagro

TIERRA NOTICIAS. El presidente Luis Arce Catacora designó en los últimos días a Héctor Arce Zaconeta, ex ministro de Justicia de Evo Morales Ayma, como embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El partido gobernante, Movimiento al Socialismo (MAS), apenas aterrizó en Palacio de Gobierno con Luis Arce Catacora, emprendió la campaña por instalar la teoría del 'golpe de Estado' para salvar a Evo Morales de los delitos relacionados con el fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre del 2019.

El vocero presidencial, Jorge Richter, informó hoy (03.05.2021) que Héctor Arce, asumirá como embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA) con el objetivo de que el secretario general Luis Almagro responda por los hechos de 2019.

“El golpe y la vinculación directa de ese hecho que sucedió el 2019 con toda la narrativa instalada del fraude, que no se pudo hasta la fecha probar y demostrar, donde la Organización de Estados Americanos es uno de los ejes centrales de aquello; en esa perspectiva, el señor Héctor Arce tiene una formación jurídica importante que va a permitir también, mirando a los ojos, esto de manera simbólica, a quien fue uno de los principales articuladores, hablamos del señor Almagro”, dijo.

Los últimos días de Octubre del 2019, Evo Morales solicitó al secretario general de OEA, Luis Almagro, la realización de una auditoria a las elecciones del 20 de octubre del 2019, para aplacar el descontento social en toda Bolivia por los resultados publicados por el Tribunal Supremo Electoral tras la irregular suspensión por 24 horas de la publicación del cómputo oficial.

En la madrugada del 10 de noviembre del 2019 la OEA ya tenía los resultados que revelaba "graves irregularidades" en las elecciones de octubre del mismo año. Los resultados de la auditoria no eran las que esperaba Evo Morales por lo que, según Almagro, el aún presidente de Bolivia, intento impedir la publicación del informe.

La OEA publicó el informe de auditoria a primeras horas del domingo 10 de noviembre de 2019, horas después, Morales Ayma, como avizorando el fin de su mandato de casi 14 años, estableció su base de trabajo en base militar de la Fuerza Aérea Boliviana de El Alto, desde donde anulo las elecciones del 20 de octubre y destituyó a los vocales del Tribunal Electoral.

Sin embargo esa acción no aplacó el enfado de la población en todo el país, es por eso que cerca a las 17:00 de ese domingo que Morales Ayma, sus ministros, diputados y senadores protagonizaron una renuncia colectiva a su cargos y mandatos.

El 4 de diciembre de ese año, la OEA presentó un informe final de la auditoría realizada a las elecciones generales del 20 de octubre en Bolivia en la que se ratifica. "El informe comprueba que la manipulación dolosa de los comicios se produjo en dos planos":

"En primer lugar, la auditoría detectó alteraciones de las actas y la falsificación de las firmas de jurados de mesas. En segundo plano, se constató que en el procesamiento de los resultados se redireccionó el flujo de datos a dos servidores ocultos y no controlados por personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo que posibilitaba la manipulación de datos y la suplantación de actas".

A ello se suman irregularidades graves, tales como la falta de resguardo de las actas y la pérdida de material sensible. El informe detalla además un significativo número de errores e indicios.

Los hallazgos de la auditoría revelan, asimismo, la parcialidad de la autoridad electoral. Los vocales del TSE, quienes debían velar por la legalidad e integridad del proceso, permitieron que se desviara el flujo de información hacia servidores externos, destruyendo toda confianza en el proceso electoral.

La conclusión del informe es que “las manipulaciones e irregularidades señaladas no permiten tener certeza sobre el margen de victoria del candidato Evo Morales sobre el candidato Carlos Mesa. Por el contrario, a partir de la abrumadora evidencia encontrada, lo que sí es posible afirmar es que ha habido una serie de operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas”.

El informe tiene 96 páginas de análisis y más de 500 páginas de anexos. Los anexos contienen centenares de documentos que respaldan y acreditan los hallazgos de la auditoría, y sustentan el análisis y las conclusiones del informe, entre ellos: pericias caligráficas a más de 220 actas de escrutinio; documentos suscritos por funcionarios del órgano electoral; referencia a 37 listas índice de ciudadanos habilitados para votar (el equipo de auditoría tiene copia de las listas completas, pero no las publicará por contener información personal de ciudadanos bolivianos); registro de la recepción de las más de 200 denuncias y comunicaciones con información recibida de parte de la ciudadanía; 11 solicitudes de requerimiento de información.

Pese a esta revelaciones Richter cree que “es muy importante la presencia del señor Arce y de este espacio que estaba sin designación, ahora sea tomado por la persona que tiene la formación profesional requerida”, indicó el funcionario del gobierno.

Respecto a lo sucedido en 2019, el vocero presidencial dijo: “Se tenía que entregar un día miércoles el informe final y se entrega el domingo 10 (de noviembre), en horas de la madrugada, un informe preliminar; pues, todos estos elementos son los que el señor Almagro tendrá que responder y como Estado estamos absolutamente interesados en que se pueda tener un criterio respecto al informe de la OEA y si efectivamente ese documento es una auditoría como se llamó y como se tenía que realizar. Entonces, en esa perspectiva, el señor Héctor Arce es absolutamente importante en la Organización de Estados Americanos”, justificó.

rc